Top Rank Pros

Planifica tu tiempo

Invierte lo más preciado que tienes, el tiempo

Autor: Top Rank Pros (fuentes)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on skype
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La planificación del horario privado es una estrategia muy importante para no perder el tiempo, sin darte cuenta. Con una buena planificación rendirás más y mejor en cualquier trabajo, pero muy especialmente, en el esfuerzo mental del estudio. Evita la pérdida inconsciente de tiempo y especialmente la sobre carga excesiva de horas en determinadas parcelas de actividad. (LOCKE, E. A. 1987).

Las pautas y consejos descritos son para que logres el mayor beneficio de aprovechamiento de las horas del día, y lógicamente dé resultados en las horas que determines invertir a un actividad en concreto. Por supuesto, todo es compatible, compromisos, deporte y tiempo para pasarlo bien con tu familia, amigos o compañeros. Has de saber compatibilizar e integrar todas estas realidades en el contexto de tu vida diaria y semanal, de manera que logres una interacción de mutuo refuerzo entre ellas. Las pautas que siguen deberás anotarlos, a medida que los reflexionas y concretas en el planning del tiempo.

Pautas previos a la elaboración del plan semanal

  1. Clasifica las actividades en tres bloques –según el grado de importancia y exigencia (alta, media, baja) que le das a cada una de ellas– . Esta clasificación es muy interesante para cuando hagas la previsión de horas de cada día y concretes los períodos de tiempo para cada día de la semana. También para prever las horas de dedicación a cada una de ellas.
  2. El período de este horario ha de ser semanal, para cada día laborable de la semana, como lo es el oficial. El fin de semana desconecta y descansa cuando te merezcas el premio al esfuerzo de la semana. Si has cometido fallos o acumulado retrasos deberás hacer horas extra como auto-corrección o penalización.
  3. No te pongas horas que no pienses o no puedas cumplir. Dialoga y acepta un control dialogado del horario por parte de tus familiares, pero cuanto antes  logra un autocontrol serio y responsable.
  4. Respeta las horas familiares de comida, cena, descanso y otros momentos domésticos. El plan no ha de eximirte de otras obligaciones que tengas en casa.
  5. Ten en cuenta otras actividades que tengas -por ejemplo la práctica de deportes- y asegura unas 8 horas de descanso nocturno en los días laborables.
  6. Siempre que puedas elegir, busca los momentos donde tu rendimiento sea más alto: Día / noche, media tarde, antes / después cena, etc.
  7. Ten en cuenta el orden de ataque de cada actividad de acuerdo con tu curva de rendimiento en el trabajo mental.

Adapta cada día, en unos 2-3 minutos, la previsión general a las necesidades inmediatas y más urgentes de tareas o trabajos que tengas para el día siguiente. Es muy importante que cada día laborable inviertas las horas previstas en las tareas que más necesites.

Pautas para la realización y el mantenimiento del plan semanal

  • Sé constante y no te desanimes si te cuesta, o tienes algunos fallos, al principio para cumplir con seriedad y responsabilidad el plan.
  • Reflexiona unos momentos, cada día, sobre cómo cumples el plan y valórate con una nota sobre 10 puntos en el panel del seguimiento diario y mensual de superación personal.
  • Prémiate, de vez en cuando, si llevas tiempo cumpliéndolo a tope el horario prometido. 
  • Potencia en períodos de 30 – 60 – 90 minutos en la sesión de tareas diarias de concentración, e intercala breves descansos para volver con nuevo empuje y concentración.
  • Si no rindes, estás bloqueado, o te duermes, has de tener recursos para salir de tu zona de confort y recuperar la atención y el interés, como por ejemplo:

-Levántate, mójate la cara y haz unos ejercicios de gimnasia.

-Mira por la ventana hacia la lejanía, haz inspiraciones, abre y cierra los ojos.

-Practica técnicas de motivación, relajación y concentración.

-Da una vuelta a la manzana o aprovecha para hacer algún recado, llamar por teléfono… atender un imprevisto.

-Haz algo distinto, que te permita evadirte, que te apetezca, durante unos minutos, como escuchar música, leer… 

 Si acabas la semana muy estresado puedes trasladar el horario del viernes al sábado por la mañana o el domingo por la tarde. Pero ten en cuenta que esas horas programadas para el viernes son de obligatoria recuperación. 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on skype
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Más información